Big Data transforma ciudades

Big Data abre un abanico gigantesco de posibilidades para las ciudades. Su análisis puede impactar positivamente en numerosos aspectos de gobierno: desde la prevención de epidemias y la mejora en la recaudación de impuestos, a la seguridad en la vía pública, el control de masas, el flujo de tráfico, y la recolección de residuos. Big Data ofrece a los municipios oportunidades para transformar políticas, ideas y resultados con mayor rapidez que nunca antes.

Big data transforma las grandes ciudades

Existen distintos aspectos de la vida diaria de los municipios que pueden verse positivamente impactados con las oportunidades que ofrece Big Data. Entre ellos: salud, seguridad, transporte público y recaudación de impuestos.

Salud
Las acciones reactivas son la manera habitual de manejar una epidemia de gripe o intoxicación. Es decir, las mases de pacientes infectados van llegando a las guardias de los hospitales con cuadros de los síntomas agravados que, en retrospectiva, confirman que lo que parecían casos aislados se convirtieron en epidemia. Los profesionales de la salud responden entonces con una serie de notificaciones post facto, actividades de forecasting y resúmenes del impacto neto.

En un mundo de Big Data, este proceso se vería invertido: el forecasting se transforma en nowcasting. Por ejemplo, los profesionales médicos podrían utilizar un protocolo para extraer los comentarios que se hacen sobre la enfermedad en cuestión en redes sociales y foros.

Con este tipo de abordaje, los municipios podrían identificar una epidemia de gripe a través de las redes sociales antes de encontrarse con las guardias de los hospitales atestadas de enfermos. Un tablero de control en tiempo real que clasifica la sintaxis y gramática de los extractos recogidos de distintas fuentes revelarían la evidencia de un problema potencia y ayudaría a los responsables de salud pública a determinar cómo distribuir los recursos escasos.

Seguridad
Los departamentos de policía están transformando las iniciativas de seguridad con Big Data, no sólo para apresar delincuentes, sino también para implementar protocolos que ayuden a prevenir el crimen.

Por ejemplo, el Departamento de Policía de Boston utilizó Twitter para comunicar los procedimientos de emergencia y para aclarar reportes de prensa imprecisos durante la caza del sospechoso del atentado a la tradicional Maratón de Bostón en 2013. El departamento vio a Twitter como el nuevo medio que millones de personas usaban para seguir eventos.

Por otra parte, el Departamento de Policía de Minnesota usa Big Data como base de su sistema de inteligencia. De hecho, los datos asociados a un vehículo conducido por una persona buscada pueden ser usados para conectar los puntos entre cualquier cosa o persona que hubieran estado relacionados con ese vehículo específico. La información puede entonces ser remitida a los oficiales en menos de 15 segundos. El objetivo es hallar relaciones y asociaciones no obvias, que puedan ayudar a la captura del vehículo.

Tránsito
Big Data abre la puerta a soluciones para mejorar el desempeño del transporte público y la información que se brinda a los pasajeros sobre los horarios de colectivos y trenes. Al analizar continuamente los datos con la ubicación de los colectivos se pueden comprender las condiciones del tránsito y predecir arribos, mejorando así la calidad de vida de los ciudadanos.

Por ejemplo, la ciudad de Dublín (Irlanda) implementó un Sistema Inteligente de Transporte, diseñado para brindar métricas de velocidad y afluencia del transporte, tiempos estimados de viaje e indicadores estadísticos. Esta solución brinda a los habitantes de Dublin una visualización en tiempo real del arribo de más de 1.000 colectivos en las distintas rutas y paradas, hecho que ha mejorado el sistema de transporte, haciéndolo más efectivo y confiable.

Recaudación impositiva
“Impuestos”: para muchos es mala palabra, pero lo cierto que la recaudación impositiva es el flujo sanguíneo que las ciudades necesitan para impulsar las distintas iniciativas: como el mantenimiento de calles, escuelas o parques. Big Data ayuda a las agencias fiscales a hallar rápidamente anomalías en el cobro de impuestos y a reducir, por tanto, la evasión fiscal.

Por Paul Zikopoulos para IBM DataMag.

Descargar el artículo completo: big_Data_Opportunities_to_Transform_Cities

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *